Inventario Florístico del Bosque Protector de la Estación de Altura “Aña Moyocancha"

  • Visto 266 veces

Desde la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo (ESPOCH), se desarrolla el programa de investigación ‘Medidas para la conservación y manejo sostenible del bosque protector de la Estación Aña Moyocancha.

El grupo de investigación Conservación y Gestión de Recursos Naturales del Ecuador de la ESPOCH trabaja con el objetivo general de determinar la florística del bosque protector de la Estación de Altura Aña Moyocancha.

MVI 4575.MP4.00 00 41 03.Imagen fija001Rocio Piña, Tesista de la Espoch.

El área de localización del proyecto se encuentra ubicada a 85 km de la ciudad de Riobamba, en la parroquia Tixan perteneciente al cantón Alausí, específicamente entre las comunidades de Silveria, Santa Lucia, y las lagunas de Ozogoche.

 

La estación de altura Aña Moyocancha cuenta 200 hectáreas, la misma que fue entregada a la ESPOCH, por el Instituto Ecuatoriano de Reforma Agraria y Colonización IERAC; protocolizada el 17 de julio de 1984 y registrada el 20 de agosto de 1984.

MVI 4576.MP4.00 00 37 00.Imagen fija001

La zona principalmente se dedica a la producción de camélidos sudamericanos, ovinos y en menor cantidad al ganado lechero. En convenio con el Ministerio de Ambiente se declara como Bosque y vegetación protectora a 125.35 ha del total de 200 ha. De las cuales 47.61 ha. para la reforestación de especies nativas e investigación y las 27.04 ha dedicadas para la producción de alpacas.

 

El Ing. Wilson Oñate, docente investigador, estableció que es de suma importancia generar un inventario florístico de las especies de interés para la producción de camélidos sudamericanos sin afectar al ecosistema páramo para su manejo y conservación, así como también especies que sirvan de alimento.

MVI 4579.MP4.00 00 16 11.Imagen fija001Ing. Wilson Oñate, docente investigador.

Al ser el ecosistema páramo una zona de reserva de agua se hace importante conservarlo es por esta razón que las actividades y prácticas ancestrales que realizan los comuneros de la zona alta han impactado en los ecosistemas frágiles “páramo” y continuamente van deteriorando el habitad de los camélidos sudamericanos.

 

El avance de la frontera agrícola ha provocado que la población humana y los camélidos se encuentren ocupando un mismo territorio lo que hace indispensable la identificación de la dieta para evitar la competencia con otras especies de interés productivo para los pobladores de las zonas. A mediano y largo plazo los problemas ambientales y sociales se agudizarán las comunidades incrementan sus áreas de cultivos en un mismo territorio declarado como área de conservación por el Estado ecuatoriano.

Log in