"INFLUENCIA DEL ESTADO NUTRICIONAL Y ESTADO DE LA MICROBIOTA INTESTINAL EN LA VIRULENCIA DEL COVID-19 EN POBLACIÓN ECUATORIANA. ECUACOVID".

  • Visto 128 veces

Los resultados de este proyecto permitirán determinar el rol de la disbiosis intestinal como factor de riesgo de un inadecuado estado nutricional y de mayor virulencia por COVID-19 en pacientes adultos ecuatorianos, lo cual contribuya a mejorar la comprensión de la enfermedad e indirectamente su prevención y tratamiento.

La investigadora de la Facultad de Salud Pública Dra. Valeria Carpio, plantea el proyecto con el objetivo de relacionar el impacto del estado nutricional (incluido los niveles de vitamina D), y el estado de la microbiota intestinal con la virulencia del SARS-CoV-2 con las consideraciones de etnia respectivas, en pacientes que asisten al Hospital General Docente y Hospital General (IESS) Riobamba-Ecuador. Métodos: El estudio se llevará a cabo en una muestra de varios grupos: Pacientes positivos respecto COVID-19 que se encuentren en: Unidad de Cuidados Intensivos, Medicina Interna del Hospital General Docente de Riobamba, provincia de Chimborazo y pacientes con síntomas leves o asintomáticos que se encuentran en sus casas, además, se reclutarán pacientes asintomáticos y con diagnóstico COVID-19 negativo.

 Todos los diagnósticos de COVID-19 deberán haberse realizado mediante técnicas de hisopado-PCR.  Se realizará la recolección de datos mediante un cálculo no probabilístico considerando a todos los sujetos que cumplan con los criterios de inclusión durante un tiempo estimado de 6 meses.

 Además, se realizará una evaluación nutricional de peso, talla, masa grasa, masa magra, grasa visceral, perímetro de cintura, un recordatorio de 24 horas para medir ingesta alimentaria y un cuestionario de frecuencia de consumo. Se tomarán datos generales y clínicos de pacientes enfermos por COVID-19 que serán registrados en un cuestionario de historia clínica y sociocultural.

Para determinar las concentraciones de vitamina D se tomará una muestra de sangre a través de quimioluminiscencia, para la medición de la microbiota intestinal se tomará una muestra de heces fecales de los pacientes a cualquier hora del día, las cuáles serán almacenadas en un recipiente y lugar con cumplimiento de normas estrictas de bioseguridad. La composición de la microbiota intestinal se determinará en heces a través de secuenciación ácido ribonucleico (ARN) 16S.

A nivel psicológico, se medirá el estrés percibido, a través de un cuestionario. En cuanto al análisis estadístico, para estudiar la relación entre el estado nutricional y el estado de la microbiota intestinal, se emplearán modelos de regresión lineal y logística según el caso.

El virus SARS-CoV-2 responsable de la enfermedad COVID-19 tuvo su origen a finales de diciembre del 2019 en Wuhan, China. SARS-CoV-2 es un virus totalmente nuevo y altamente patógeno, con una transmisión extremadamente rápida y fácil de propagar de persona a persona, el virus ha generado alarma mundial y crisis sanitaria a nivel global. El nivel de contagio en el Ecuador es uno de los más altos de Latinoamérica y debido a la alta tasa de mortalidad urge la generación de más conocimiento sobre este tema. En este sentido se sabe por un lado que el sobrepeso, la obesidad, una salud mental negativa y un peor estado nutricional son factores que aumentan la severidad de los cuadros clínicos en personas infectadas por COVID-19, por otro lado, estudios recientes han demostrado que la alteración del homeostasis de la microbiota intestinal (disbiosis) se asocia con un riesgo incrementado de padecer malnutrición.

 Finalmente, uno de los factores que debido a su papel en la respuesta inmunológica ha atraído la atención de médicos e investigadores a nivel mundial es la vitamina D. En este sentido, estudios previos han mostrado una correlación negativa, estadísticamente significativa, entre niveles de Vitamina D y casos de COVID-19

Log in